Inversión en Valor Deportivo

Apuestas Deportivas como inversion

Invertir es una actividad arriesgada y requiere de conocimientos. En esencia, invertir es exactamente lo mismo que apostar. Cuando acumulamos algo de capital en forma de ahorro, proveniente normalmente de los rendimientos del trabajo, podemos optar por dos caminos: Seguir ahorrando o invertir.

Si decidimos seguir ahorrando, acumulando, normalmente lo haremos usando una cuenta bancaria personal. Todos los meses, con ayuda de acceso online que nos provee la entidad bancaria, podremos consultar la cifra que indica el saldo de que disponemos en la cuenta de ahorro. Analicemos esta última frase. En realidad, es eso lo que tenemos con el banco. Una cifra que nos devuelve una aplicación del banco, asegurándonos que disponemos de esa cantidad de capital. La sensación que nos transmite es de seguridad y certeza. Nada más lejos de la realidad. ¿Qué es lo que hace el banco con el capital depositado en sus cuentas? Si el banco es un negocio ¿Cómo consigue los beneficios que logra en un mundo en el que cada vez son menores las comisiones bancarias? La respuesta es obvia: invirtiendo, especulando… apostando.

Lo dicho, lo que tenemos con el banco, mientras solo ahorramos, es eso… la cifra del saldo… literalmente, la cifra. Si su banco se ve inmerso en una quiebra, desfalco o mala gestión, como cliente seguramente pueda disponer de una mínima fracción de su ahorro, siempre y cuando su banco esté adscrito a algún tipo de seguro. Tras esta escalofriante visión, la conclusión es sencilla. Mientras tú ahorras, el banco especula e invierte con tu capital. Tu riqueza proviene de acumular tus rendimientos del trabajo en las cuentas del que gana especulando con tu ahorro. Así de sencillo. Que tú ahorres, indirectamente significa que otro invierte.

Dos son los principales motivos de la decisión de ahorrar frente a invertir: ignorancia y miedo. En muchas ocasiones es el desconocimiento, y no la falta de ganas, lo que impide que nos metamos en determinados mercados a invertir. En la gran mayoría de las ocasiones es el miedo a perder lo que realmente nos frena a la hora de invertir. Es absolutamente normal. A nadie le gusta perder. Hazte una pregunta, ¿crees que los poseedores de grandes fortunas no han salido perdiendo en varias de sus inversiones? En el juego de invertir, a veces se gana, a veces se pierde. Por supuesto que ellos también tienen miedo a perder. Lo asumen.

Una vez entienden de qué va este juego (invertir), adquieren el conocimiento del medio (el mercado) y disponen de un plan de inversión (estrategia), se lanzan sin dudarlo. En el medio y largo plazo, esperan disponer de un balance positivo tras su inversión. Lo primero, lo más importante, es decidir en qué mercado o mercados estamos dispuestos a llevar a cabo nuestra labor de inversión.

Donde invertir
Donde invertir

Existen multitud de mercados en los que poder operar invirtiendo. Un aspecto fundamental en el que fijarse a la hora de elegir el mercado es, en la medida de lo posible, elegir mercados no manipulables o con un índice bajo de manipulación. Si el mercado es sistemáticamente manipulable, no habrá estrategia clara a seguir por parte de cualquier inversor. Comprender por qué se gana o se pierde a la larga, será pura imaginación por parte de los analistas de estos mercados. Nuestra predisposición biológica a la fabulación siempre encontrará, a posteriori, cualquier explicación a lo ocurrido. Veamos un ejemplo clarificador de lo que es un inversor en un mercado no manipulable, con una estrategia más que razonable para el medio y largo plazo. Aunque se dice que el mercado inmobiliario mundial, en estos momentos está pasando por sus horas bajas, hay inversores que siguen obteniendo beneficios. Un amigo que se dedica a la compraventa inmobiliaria, tiene una clara estrategia. A él le funciona. Poco a poco la va perfeccionando, rodeándola de sistematización y equipo.

Vive en una zona acomodada, cerca de una gran capital del sur de Europa. Lugar donde las familias residentes pertenecen a la clase media y media-alta. En este sustrato, es normal encontrar muchos matrimonios donde ambos trabajan. La gran crisis económica que hemos estado padeciendo, ha provocado que, en muchas de estas parejas, uno de ambos cónyuges haya perdido el puesto de trabajo. De pronto, la unidad familiar, deja de ingresar la mitad de lo que habitualmente disponía para pasivo, para gastos. Uno de los principales gastos es aquel que se destina a pagar la hipoteca de la vivienda en la que residen. Necesitan una solución. Una solución que, en la medida de lo posible, no les obligue a tener que cambiar a una zona muy distinta de la que ya están disfrutando. Se han acostumbrado a vivir provistos de buenos servicios, grandes avenidas, centros de salud, buenos colegios, centros comerciales, zonas verdes y de recreo, etc.

La estrategia es simple… Mi amigo se molesta en localizar viviendas potencialmente objetivo para este tipo de familias. En buena lógica, busca zonas claramente más económicas que la suya, pero que mantengan similitud o expectativas de parecerse a la suya. Zonas donde actualmente viva gente más humilde. Suelen ser municipios emergentes, donde los gobernantes se han preocupado de diseñar un plan de urbanismo prometedor.

Con calma y, sin la obligación de invertir que tiene cualquier multinacional del sector inmobiliario, localiza vendedores potenciales de propiedades por esas zonas objetivo. Va localizando a los necesitados de vender, o de fácil convicción, para la venta. Por otro lado, mediante buenas fuentes de información, busca quiénes de su zona son potenciales clientes del “producto” que el vende. Familias que ya están pasando por dificultades o con potencial de acabar en situación similar. Con una estrategia tan simple, no exenta de dificultad en los detalles, ha logrado grandes beneficios personales en el medio y largo plazo. Es un mercado donde cabe poca manipulación y sí mucha necesidad real. Esto no significa que en otras zonas, con otro tipo de inmuebles y clientes objetivo, no pueda existir manipulación de la que sea víctima el inversor.

Visto este ejemplo, volvamos al caso que nos ocupa: Inversión en Valor Deportivo. Vamos a ver cómo podemos considerar el foro apuestas deportivas como medio para operar invirtiendo capital en búsqueda de balance positivo. En general vamos a centrarnos en deportes muy populares y profesionales. Curiosamente en los que supuestamente el mercado ofrece precios más ajustados, precios propios de mercados eficientes. Deportes cuyas Competiciones dispongan de:

  • Importantes intereses económicos.
  • Gran inversión en foro de Marketing y Publicidad.
  • Gran cobertura en los medios de comunicación para lograr un gran seguimiento.
  • Grandes profesionales que vivan del deporte: jugadores, equipos, entrenadores, directivos, profesionales de los medios de comunicación,..
  • Importantes organismos reguladores que velen por las buenas y éticas prácticas de la competición.

La búsqueda de estas características en las competiciones donde operemos, harán que la manipulación de sus mercados sea la menor posible. Con este sustrato ya nos podemos plantear y diseñar la que será la estrategia a seguir.

Estrategia para invertir y lograr un éxito razonable.

Esta segunda parte tratará de describir de forma detallada tres grandes enfoques para intentar abordar nuestro objetivo de invertir en Valor Deportivo. Cuando se inicia cualquier actividad relacionada con emprender, lo ideal es tener un buen plan apoyado en tres aspectos fundamentales: Una idea, un sistema y un equipo. Si además los tres son lo suficientemente buenos, no hay duda de que tendremos muchas posibilidades de éxito. Es el tercer enfoque, que veremos en este libro, el que se presta a disponer de estos tres aspectos. Es importante tener muy presente que a día de hoy este Sector mueve enormes cantidades de capital. Por no hablar del número de operaciones. Un dato relevante: hoy día el número de operaciones de compraventa que diariamente, en promedio, mueve el Intercambio en Betfair, supera ampliamente el total de operaciones de compraventa de todos los principales mercados occidentales del mundo.

Primer enfoque: Roturas de Mercado.

Apuestas Deportivas
Apuestas Deportivas

Imaginemos que somos empresarios del sector del calzado. Un buen día nos informan de una oportunidad rápida de beneficio. Nos ofrecen una partida de dos mil pares de zapatos de la temporada pasada. Outlet sobrante de una importante marca de calzado. Nos los venden con todo tipo de garantías oficiales, y nos los tienen preparados en un contenedor listo para servir. Supongamos que formamos parte de un B2B (bussines to bussines) del calzado y tenemos asegurada la compra del contenedor, antes de comprarlo, siempre y cuando el precio de venta no supere un cierto valor. Resulta que el valor de venta supera en un 5% el valor de compra, incluidos todos los gastos que conlleva.

Por último, imaginemos que tenemos una herramienta que nos permite de forma simultánea la compra y la venta del contendor. Bastaría con disponer del capital de la compra para ganar limpiamente un 5% por la mera intermediación. Salvo por los detalles, sobre el papel, esta operación ha sido una operación segura para nosotros. Fácil y limpia. Hemos ganado un 5% al riesgo movilizado, por tan sólo mover el capital entre cuentas. Hemos necesitado de dos ingredientes básicos: un rápido acceso a información fiable, y agilidad para transferir y recibir capital. Esto se podría considerar similar a una situación de arbitraje en un mercado financiero.

Compramos en una determinada plaza sabiendo que simultáneamente tenemos garantizada la venta con un ligero beneficio en otra plaza. De nuevo, el rápido acceso a información fiable, y la agilidad para poder comprar y vender en ambas plazas bursátiles, son absolutamente determinantes. La clave en todo esto está en la palabra “simultáneamente”… Volvamos al Sector de las Apuestas Deportivas. Las distintas Casas de Apuestas vienen a ser lo mismo que las diferentes plazas bursátiles donde cotizan los mismos valores.

La franquicia sportium y los eventos deportivos, de los deportes más populares, y sus mercados principales cotizan en casi todas las Casas de Apuestas. Así, un mismo partido de fútbol de una liga Top y sus mercados principales, puede estar siendo cotizado, antes y durante el evento en más de doscientas casas de apuestas serias. Cómo ya he comentado anteriormente, los precios de los mercados son dinámicos. Están sujetos a fluctuaciones. Principalmente por dos motivos:

  • Algo inesperado que afecte a las probabilidades iniciales predichas para el evento. Antes o durante el transcurso del evento.
  • Por la propia gestión interna de la Casa de Apuestas. Puede necesitar jugar con los precios para controlar los flujos de riesgo.

Hay que hacer notar que, debido a la alta competencia, hace tiempo que las mejores Firmas, han bajado sus márgenes de beneficio estadístico. Ofertan precios más justos, más atractivos para el jugador. Con tanta fluctuación de cotizaciones, podría suceder una situación de rotura de mercado. Una situación de arbitraje. Una situación ventajosa de beneficio asegurado para el jugador. Simultáneamente puede darse la circunstancia de que, por ejemplo, en un mercado dado con tres opciones se den cotizaciones extremas entre distintas Casas de Apuestas.

Si cada cotización; de forma complementaria y en un instante dado; es ofrecida bajo una cotización generosa, se dará esa situación de arbitraje o apuesta segura para el jugador. De nuevo será accesible al jugador que: disponga de un rápido acceso a una información fiable, y una forma ágil de transferir capital. Condiciones de Arbitraje. En el apartado anterior, hemos hablado de una condición de arbitraje fácil de identificar, ya que casi con un cálculo mental, teniendo las cotizaciones a la vista, podemos saber si vamos o no a tener una condición simple de arbitraje. Con el éxito del Sector, poco a poco, se publican en los Betsites un mayor número de mercados asociados a cada evento. Sobre todo en los eventos más populares, con mayor seguimiento.

Llegan a los eventos los atractivos mercados denominados de Hándicap. Concretamente los Hándicaps Asiáticos. Son mercados que ofrecen más juego al jugador. Se les ofrece la capacidad de apostar en situaciones donde el resultado de la apuesta puede tener distintos tipos de retorno. Por ejemplo, uno de los más sencillos en el fútbol, es el del “Empate no computa” o hándicap asiático cero o de nivel. Consiste en que el jugador puede apostar a cualquiera de los dos equipos, ganando la apuesta si acierta, perdiendo si su equipo pierde, pero retornando lo apostado si el partido empata a goles. Es decir, si la diferencia de goles es nula. Surgen de forma natural para el fútbol.

La principal característica de estos mercados asiáticos es que transforman un mercado de tres opciones en uno de dos. Normalmente se consigue añadiendo goles de ventaja al no favorito, eliminando así la posibilidad del empate. El objetivo es claro, “vitaminar”, engordar, aumentar… la cotización del favorito, logrando parecer más atractiva para el jugador.

Con este tipo de mercados, de lo que sólo hemos hablado de los ejemplos más sencillos, los retornos pueden ser muy variados. De esta manera, se abre la posibilidad, en un mismo evento, de escudriñar más de una condición de arbitraje. Analizando el total de mercados ofrecidos para un tipo de eventos determinado, hace unos años encontramos veinte condiciones de arbitraje para usarlas en la búsqueda de situaciones ventajosas de inversión en un mismo evento.

En un mismo evento, si es lo suficientemente importante, cruzando sus mercados en las distintas casas de apuestas, estas condiciones pueden sondear más de 400 formas de localizar una condición de arbitraje. Nada más y nada menos…

Lógicamente el tamaño del beneficio de estos arbitrajes ha de ser pequeño. Todo lo que supere más de un 5% es sospechoso de resultar problemático como arbitraje. Ya explicaremos el por qué más adelante. En esta sección vamos a detallar las ecuaciones que nos permiten identificar cada condición de arbitraje, y los deportes/mercados que, de forma cruzada, se involucran en dichas condiciones. Consideraciones previas y aclaraciones sobre ciertos mercados.

En adelante cuando hablemos de precios o cotizaciones, nos referiremos a ellas como cuotas. Y las denominaremos C1, C2, C3,… A su vez, el total del volumen de capital a movilizar, involucrado en una situación de arbitraje, en la que se han de cubrir todas las opciones del mercado en distintos Betsites, lo denominaremos V. A su vez cada porción de volumen de riesgo destinado a apuestas al Betsite1, Betsite2, Betsite3,… los denominaremos, respectivamente, V1, V2, V3,… Es posible que en un instante dado, habiendo monitorizado las cuotas de un mercado en varios Betsites, no se cumpla ninguna condición de arbitraje. Eso no significa que cinco segundos más tarde, al volver a monitorizar, sí que la tengamos. Como veremos más adelante, el asunto tecnológico es fundamental. Por último, con cada condición de arbitraje, veremos que aparecerán cruces de mercados que involucran a los ya citados hándicaps asiáticos y europeos.

Es fundamental entender sus reglas. De forma breve y previa a la exposición de las distintas condiciones, es necesario que veas una pequeña introducción a su funcionamiento. Sí, será un poco rollo, pero es fundamental para no meter la pata. Nosotros la metimos en varias ocasiones. Coste de aprendizaje. Si pretendes usar el conocimiento aquí expuesto para programar tu propio motor de localización de situaciones de arbitraje, entonces te será fundamental entender el funcionamiento de estos nuevos mercados y sus retornos.

Arbitraje: Modelo insuficiente y con mucho riesgo.

Arbitraje deportivo
Arbitraje deportivo

La caza de arbitrajes. En esta sección vamos a descubrir cuál es la realidad de la inversión valiéndose de estas roturas de mercado. Plataforma para identificar y ejecutar arbitrajes. En la década de los noventa, a finales, sobre todo en los inicios de la actividad del Sector, era relativamente fácil dar con situaciones de arbitraje de las que poder beneficiarnos. Con la llegada de la competencia, la llegada de un mayor número de Betsites, florecían cientos de situaciones de arbitraje al día. Bastaba con tener cuenta en varios Betsites y, casi a ojo, usando la primera condición de arbitraje, y una calculadora simple realizada con una hoja de cálculo, podíamos cerrar un beneficio seguro por operación. Tienes tiempo, más que de sobra, para poder ejecutar cómodamente tu situación ventajosa de beneficio seguro. Al igual que crecía la competencia entre los Betsites, crecían el número de usuarios que se dedicaban a buscar roturas. El uso de una tecnología suficientemente rápida, se imponía para el cazador de roturas de mercado. Para identificar situaciones de arbitraje en un evento deportivo dado, el inversor ha de disponer de la capacidad de:  Poder monitorizar en tiempo real, con baja latencia, las cotizaciones que el Sector ofrece para los distintos mercados de ese Evento.

  • Disponer de un software que, de forma automática, le informe de qué Casas de Apuestas, en las que tiene cuenta y saldo, están involucradas en la situación de arbitraje.
  • Un sistema capaz de dejarle lo más preparadas y distribuidas, los importes de las apuestas antes de ordenar su compra.


Se hace necesaria una Plataforma Tecnológica lo más completa y eficaz posible. Lo siguiente es tener un motor de filtrado de cuotas para identificar situaciones de arbitraje. Un motor lo suficientemente rápido para que, cada vez que se tuviesen las cotizaciones de todos los mercados interesantes de un evento, se filtrasen a través de todas las condiciones de arbitraje necesarias. Ya hemos dicho que la periodicidad de actualización de cuotas era de aproximadamente unos 10 segundos. ¿Te imaginas disponer de todos los precios de un Sector Empresarial cualquiera, de los actores relevantes, cada 10 segundos? Cientos de situaciones de arbitraje son identificadas al día. El número se dispara según vamos incorporando nuevos Betsites a monitorizar. Hasta aquí lo esencial, pero ¿Qué pasa con la gestión de las apuestas una vez se ha identificado un arbitraje?

De nada sirve tener un “chivatazo” y no poder aprovecharlo. Aquí es donde entra la dura realidad. Uno de los ingredientes básicos para poder llevar a cabo la labor de inversión en Valor Deportivo en roturas de mercado, es disponer de cuentas en las casas de apuestas. Cuando digo cuentas, no digo solo las nuestras. Todas las que estén a nuestro alcance. La Plataforma ha de cubrir una actividad multidisciplinar, y una de sus funciones es la de poder gestionar múltiples cuentas e identidades. Gestión de Perfiles.

De forma adicional, idealmente ha de poder contar con un conjunto de direcciones IP’s de nacionalidades permitidas desde donde poder navegar hacia los distintos Betsites. Uno de los aspectos de la Gestión de Perfiles es conocer los saldos disponibles que tenemos en cada cuenta. Es importante para no perder el tiempo. No queremos situaciones en las que no podamos aprovechar un chivatazo porque la Plataforma nos provee de tres perfiles para cerrar una situación de arbitraje y, uno de ellos, no disponga de saldo en la cuenta correspondiente.

Por tanto, es importante que la Plataforma nos provea de avisos y alarmas sobre la situación de los saldos de cada identidad, en sus distintas cuentas habituales. Además de la Gestión de Perfiles, ha de poder gestionar la “captura” de un arbitraje. Lo ideal es que la Plataforma nos muestre los arbitrajes disponibles, y que al pinchar sobre uno de ellos, nos permita “cazarlo” de la forma más rápida y eficaz. Nosotros llegamos a disponer de la posibilidad de ir a capturar el arbitraje, con tan solo pinchar en un enlace de la aplicación.

Así, para un arbitraje que involucraba a tres Betsites, se abrían tres sesiones de navegación, con una IP válida, con las identidades y cuentas correctas. Nos llevan a las distintas apuestas de cada uno de los Betsites. Siempre de forma autenticada, y en los casos donde era posible, con la apuesta preparada ya para ser ejecutada. Para ello indicamos la cantidad a distribuir, el volumen (V), calculadas con las condiciones de reparto vistas en el apartado anterior. La Plataforma nos calcula los importes, nos lleva a las apuestas preparadas, y sólo tenemos que confirmar para aceptarlas.

En este proceso, éramos nosotros, los operadores de la Plataforma, los que verificábamos que no habían cambiado las cuotas en los Betsites de destino, que seguían siendo las mismas que nos “chivaba” la Plataforma. Aquí no acaba la batalla. Aun podía pasar que en alguna de las opciones del mercado correspondiente, en alguno de los Betsites, no nos dejaran apostar todo lo necesario. Supongamos que en uno de los Betsites la apuesta a realizar es de 682€, y él tan sólo nos ha aceptado 400€ de riesgo. Estamos al descubierto.

La Plataforma también se encargaba de este “detalle”. Es capaz de cambiar de identidad rápidamente, usando otra cuenta en el mismo Betsite, con saldo suficiente para cerrar los 282€ restantes. Un aspecto que no debe descuidar una buena Plataforma es la Gestión de la Contabilidad. Con ello sabremos cómo de productiva ha sido nuestra jornada. Resumiendo. Una buena Plataforma ha de gestionar en esencia los siguientes aspectos:

  • El monitorizado del Sector y sus cuotas.
  • Sistema de Alias.
  • La rápida identificación de los potenciales arbitrajes con periodicidad igual al promedio de la actualización de las cuotas.
  • La Gestión de Perfiles y sus cuentas, así como sus saldos.
  • La Gestión de la Contabilidad. Nuestra iniciativa aún tiene reflejo en la Web www.indexup.com. Dirigida en su momento al público de habla hispana.

La cruda realidad de la búsqueda de arbitrajes. A día de hoy, podemos afirmar con rotundidad que, la Inversión en Valor Deportivo, buscando roturas de mercado, ha dejado de ser efectiva. Salvo para el inversor muy pequeño, ha dejado de ser una actividad lucrativa y desde luego, no está exenta de riesgo. Vamos a ver los motivos más destacados. Hace ya algún tiempo que el Sector trabaja con proveedores externos, señal inequívoca de la madurez del mismo. Entre ellos están los que, al igual que nosotros disponen de sus propias plataformas de detección de arbitrajes. Su misión es la de avisar al Betsite que les contrata, de cuándo y cómo están siendo involucrados en una situación de arbitraje. Con esta solución, el Betsite está en disposición de saber quiénes de sus usuarios acuden en masa a por dichas situaciones de arbitraje. Contra aquellos usuarios que tan sólo acuden a por estas cuotas, el Betsite toma sus medidas. Rápidamente esas cuentas se ven penalizadas ¿cómo?

Principalmente viendo reducido el volumen de riesgo por apuesta que dicha cuenta puede ejecutar en el Betsite. De esa forma, esa cuenta deja de ser interesante para ser usada en la ejecución de arbitrajes. Se dice que hemos “quemado” una cuenta de una identidad gestionada. Aunque el Betsite, al fin y al cabo, ha visto aceptada una apuesta; de las varias que conlleva la situación de arbitraje; que puede ganar o perder, sabe que a la larga, lo que nosotros estamos haciendo es extraer beneficio, parasitando del Sector en su conjunto. Evidentemente, esto no gusta. Ya dijimos al principio que los Betsites buscan nutrirse de un gran número de usuarios perdedores.

Es un negocio y así debe ser. Con los arbitrajes estamos ganando proporcionalmente, lo que gana un Betsite, pero claro, sin las inversiones que requieren estos. Desde la comodidad de nuestro hogar y con la ayuda de una buena Plataforma. Lo dicho, molesta. Y la más importante de las razones de la inviabilidad de la búsqueda de arbitrajes reside en las grandes regulaciones. Así, si eres italiano, francés o español, ya sabrás que la regulación del juego ha llegado a tu país. Eso significa que los operadores de juego online han de disponer de una licencia estatal que les permita poder registrar a sus residentes. Esto incluye el pago de una serie de impuestos y de unos mecanismos de control que pasan por sus organismos recaudadores nacionales. Estos mecanismos conectan los sistemas de información de estas empresas, con los sistemas nacionales. Permiten el control del registro de residentes nacionales y sus potenciales beneficios.

Así un habitante mayor de edad, registrado en un Betsite, que al final del año fiscal, presente un beneficio en su balance, producto de su actividad en apuestas, en el propio borrador de la declaración de impuestos nacionales del individuo, aparecerá la cuantía que adeuda al Estado debido a premios en el juego. Tremendo. Esto pone fin a la búsqueda de arbitrajes para un ciudadano de cualquiera de estos países así fiscalizados. Supongamos que hemos realizado un solo gran arbitraje en el año. Hemos logrado movilizar una cantidad de 10.000€.

El rendimiento del arbitraje es del 3%. En el proceso hemos usado tres Betsites, dos de ellos se encuentran bajo regulación. En el primer Betsite hemos movilizado 5000€, el segundo 3000€ y en el tercero 2000€. Los dos últimos Betsites son los regularizados y controlados por el Estado. Supongamos que ha sido una situación de arbitraje regida por la primera condición, la trivial, de tal modo que en uno solo de los Betsites hemos retornado 10.300€. Nuestro beneficio neto ha sido del 3%. Sin embargo para el Estado no ha sido así. Imaginemos que la apuesta ganadora ha sido en el tercer Betsite, en el que teníamos 2000€.

De cara al organismo regulador, como persona física, he movilizado entre los dos Betsites que controla 5000€, y que el beneficio neto ha sido de 5300€, de los cuales aproximadamente un 21% irán a parar a impuestos. Si realmente habíamos ganado 300€, ahora nos piden algo más de 1100€. Para el organismo regulador no ha existido la apuesta en el sitio no regulado. Por lo tanto, la operación para nosotros ha supuesto una absoluta pérdida. Todavía cabría la posibilidad de usar cuentas de nacionalidades no sujetas a una regulación tan extrema. Pero los propios Betsites, en sus políticas de admisión, se reservan el derecho a cerrar o suspender las cuentas cuyos legítimos propietarios no sean los que realmente las estén operando con ellas. Así que, lejos de lo que sobre el papel parece una maravillosa forma de inversión en Valor Deportivo, en la práctica supone toda una odisea. Un modelo insuficiente, no bien visto por el Sector, potencialmente gravado con impuestos excesivos y, en definitiva, con mucho riesgo.